lunes, 10 de febrero de 2014

LA LINEA DE MADERA




Yo soy un carpintero ciego, sin manos.
                                                                       He vivido
Bajo las aguas, consumiendo frío,
Sin construir las cajas fragantes, las moradas
Que cedro a cedro elevan la grandeza,
Pero mi canto fue buscando hilos del bosque,
Secretas fibras, ceras delicadas,
Y fue cortando ramas, perfumando
La soledad con labios de madera.

            Amé cada materia, cada gota
            De púrpura o metal, agua y espiga
            Y entré en espesas capas resguardadas
            Por espacio y arena temblorosa,
Hasta contar con boca destruida,
Como un muerto, en las uvas de la tierra.

Arcilla, barro, vino me cubrieron,
Enloquecí tocando las caderas
De la piel cuya flor fue sostenida
Como un incendio bajo mi garganta,
Y en la piedra pasearon mis sentidos
Invadiendo cerradas cicatrices.

Cómo cambié sin ser, desconociendo
Mi oficio antes de ser,
                                      La metalurgia
Que estaba destinada a mi dureza,
O los aserraderos olfateados
Por las cabalgaduras en invierno?

Todo se hizo ternura y manantiales
Y no serví sino para nocturno.



Pablo Neruda

No hay comentarios: