domingo, 15 de febrero de 2015

LOS PORTALES

Los portales
Escupen personas
Desde sus estómagos de cemento
Hasta sus bocas de cristal
Para quedar atrapados entre sus dientes metálicos
Como somnolientos muñecos de papel
Que arrastran sus cuerpos
Al frío de la mañana anochecida
Con un crujir de dientes
Ennegrecidos por el dolor
Que hace volar los pensamientos
Hasta confines desconocidos,
Hasta difusos lugares que no existen
En los que poder descansar
El cansancio,
El desencanto,
El agrio sabor de un café amargo,
El mirar de unos ojos que no miran,
El escuchar unas palabras que no son oídas.


 Los portales
Vomitan personas
De grisáceo rostro
Que arrastran sus pies
Hasta cuevas con ventanas
En las que mirar un futuro
Que habrá de llegar
Al fondo de los cajones de sus mesas
Envuelto en el grasiento papel
De un bocadillo de sardinas
Que gotea despacio
Una desvaída gota de aceite,
Ligera como un soplido
Deshecho en la tela de un pintor.


2015 AEGM

domingo, 8 de febrero de 2015

2015

¿Cómo se podría definir la noche?
Acaso como oscuridad,
Acaso como muerte,
Acaso como vacío,
Acaso como luz tenue
Al final del día,
Acaso como un hueco
Por el que escapan
Los instantes vividos,
Acaso como una sombra
Terminada de una vida perdida
Entre el replegar desaparecido
Del tiempo,
Acaso como un como sin respuesta
O
Una respuesta sin cómo.
Acaso se podría definir
Como una mirada
Opaca, caída, vengativa
Que quisiera traspasar el alma
Con el acerado puñal
Del dolor estudiado
Entre libros polvorientos.
Acaso se podría definir
Como un caer continuo
Hasta las catacumbas
Húmedas, irrespirables
De la agonía que produce
La frustración de querer ser
Y no serlo,
De querer ir a un punto lejano
Y tener los pies atrapados
En una zanja de la que no se puede escapar,
Acaso como una huella sin dedos
En los que vivir una vida,
En los que sentir una caricia…


¿Cómo se puede definir la noche?
Cuando deja de existir,
Cuando deja de acunarse
Despacio en las pupilas
Mientras se diluye
En salinas lagrimas
Que acarician los labios silenciados.




2015 AEGM

jueves, 29 de enero de 2015

EL ECO

El eco,
Huye por caminos de aire
Buscando refugio
En las oquedades de la mente,
Respira los colores
De las primeras luces
Antes de romper su voz
En los muros inapreciables
De los montes azules
Del horizonte.
Y tú,
Fugaz como un soplido
Escapas
Antes de caer
En los infinitos vacios diarios
Que permanecen ocultos
Entre figuras de cristal
Con apariencia humana
En los que la luz
Apenas se para
Después del atardecer.



El eco,
Ancestral acompañante
De apáticos seres cerosos
Que llenan sus días
Y sus vidas
De usados papeles
De tinta descolorida
Con los que completar sus horas
De indolentes huecos ennegrecidos,
Adoptan graves posturas
De jueces de Dios
Sentados en sus sillas azules
De raídas ruedas microcéfalas
Esperando delante de sus pantallas
La goteante primera palabra
Del acusado,
Golpea los cristales
Con la suave ligereza
Del aire perdido,
Del aire necesitado,
Del aire acompañante 
De las caídas hojas del otoño,
Del aire respirado,
Del aire que cae a sus pies
Entre remolinos polvorientos

De pasos perdidos.


2015

FOTOS