miércoles, 6 de julio de 2016

LAS MÁSCARAS (Función de Uno hacia Ese)



No, nunca se está solo
              Me adivino en los otros
Pues cuanto más me oculto,
               Más me parezco a todos.
Soy una multitud.
               No estoy solo aunque pienso.
Represento a cualquiera
                Y al yo en que a veces creo.
Mis máscaras ocultan
                Que yo no tengo rostro.
Lo unos somos otros
               Y todos juntos, nadie.
Porque los hombres tienen
               Vocación de fantasmas.
No quiero limitarme
                 Juego a las apariencias.
Cuando digo no digo,
                 Alquilo mi vacío.
Simulo realidades
               Pues yo en rigor no existo.
Me descubro en los otros
               Y los otros son uno.
Perdidos entre espejos
               Sin fondo, ¿Quiénes somos?
Bajo nuestros disfraces
               Se oculta lo invisible.
¿Dónde estamos? ¿Qué pasa?
               Transparencia sin rostro.
Si todos somos uno
               Nadie es nadie, amor mío.
No podemos amarnos.
               Somos todos el mismo.
Al querer a los otros
               Sólo adoro mi imagen.
La soledad no existe.
                 ¿Quién estuviera solo?
Soledad impensable
                  Lo absoluto no habla.
¿Qué sentiría un hombre
                  De verdad solitario?
Los números enteros
                   Son meras abstracciones.
¿Qué soy salvo un continuo
                   Sin hondura posible?
Sólo soy un enjambre
                    De posibles variantes.
Nunca me reconozco
                   Ni recuerdo de veras.
Un hombre solitario
                   Sería un dios, no un hombre.


GABRIEL CELAYA (1971)

POESÍA, SOCIEDAD ANÓNIMA



Como yo no soy yo, represento a cualquiera
Y le presto mi voz a quien aún no la tenga;
O repito otras voces que siento como mías
Aunque, hasta sin querer, siempre de otra manera.

Parezco personal, mas digo lo sabido
Por otros hace siglos. O quizás, ayer mismo.
Ojalá me repitan sin recordar quién fui
Como ahora yo repito a un anónimo amigo.

¡Oh futuro perfecto! No hay permanencia
Que la de ser un eco corregido por otros
Que no sabrán mi nombre, ni –espero- mi aventura.
Tampoco yo sé bien quién habla a mi conciencia.

Si algún día un muchacho nos plagia sin saberlo
Y en él, lo ya sabido, vuelve a ser un invento,
Estaremos en él, invisibles, reales,
 Como otros, ahora en mí, son corazón de un ave.

Es eso, y no los versos guardados en los libros,
Lo que, venciendo el tiempo, sin forma durará
 En la obra colectiva y anónima, aún en ciernes,
Transformando y creando conciencia impersonal.


GABRIEL CELAYA (1970)

domingo, 3 de julio de 2016

UN DÍA MÁS

Un día más
El silencio se acerca
Despacio
Entre brumas cenicientas,
El engaño florece
Como una nueva primavera
En la que nacen
Negras palabras
Pintadas de blanco
Por bocas sabedoras
De la mentira.
Un día más
Las miradas envejecen los ojos,
Las miradas se pierden
En vacíos extremos
De catódicos rayos azules
En los que no hay lugar para el aliento.
Un día más
Como cualquier otro día de la semana
El engaño y la mentira
Toman forma humana,
A veces con cuerpo de mujer,
A veces con cuerpo de hombre,
A veces de ojos vigilantes
Que clavan su mirada
Entre los omóplatos
Buscando el instante justo
En el que derramar
Desde sus labios de piedra
El ácido comentario
Destructor de almas.
Un día más
El silencio se acerca atronador
Entre brumas cenicientas

Que acarician las yemas de los dedos.


2016 AMADO

domingo, 5 de junio de 2016

LA ARPIA

La Arpía
Vieja desdentada,
Escucha el paso del tiempo
Anidar en sus huesos quejumbrosos
(Su sonido de armario desvencijado
Retumba en el silencio de la noche)
Mientras apoya sus patas
Sobre el pedestal
De metal enmohecido
En el que cada mañana
Afila su pico y sus garras
Cuando intenta abrir sus ojos enrojecidos
A la primera luz de la mañana
(Puertas y ventanas cerradas)
Al tiempo que aspira el aire frío
De las primeras horas del amanecer
Con sus pulmones antiguos
En las que poder descubrir
A la próxima victima
Que habrá de inmolar
En el altar de su incoherencia mental
Sonidos guturales
Sin resonancia
Acuden a sus labios
Pronosticando la muerte
De aquello en lo que nunca ha creído,
Risas vacías
Que retumban en los oídos
Sordos de las paredes
Desconchadas
De edificios en ruinas
Invaden su mente descuadrada
(puertas abiertas y ventanas cerradas)
Por los recuerdos desdentados
De épocas pasadas
En las que el flujo
De imágenes descoloridas
Caen sobre el cristal polvoriento
De la mesa de la sinrazón.
La arpía negro corazón
Enfermo de soledad
Agranda su no retorno
A la vida,
Acaricia Su plumaje sin color
En su habitación vacía
Alumbrada por la pobre luz
De una sola bombilla desvaída
Antigua como su vida,
Vida vacía,
Vida muerta antes de nacer,
Vida llena de hondas mortandades,
Vida fuera de la vida,
Vida de aceradas garras desgastadas
Con las que arrancar la carne
De sus victimas.
(puertas abiertas y ventanas cerradas
En las que el aire enrarecido
Quema los pulmones con el silencio atronador
De las palabras inventadas)
Amado 2016

FOTOS