jueves, 26 de noviembre de 2009

EL REFRANERO EN LOS ANDALUCES

Lo escrito, escrito queda, y las palabras el viento se las lleva.

Arco saliente, sol al día siguiente.

Cuantos más gatos, más ratones.

No hay muerte que achaque no tenga.

No hay mozuela sin amor, ni vieja sin dolor.

Más vale hacer las cosas bien y despacio, que hacerlas rápidas y mal.

Si la mujer te pide que tires por un tajo, pídele a Dios que sea bajo.

La bolsa del miserable, viene el diablo y la abre.

Tropezar y no caer, adelantar camino es.

El que más sabe, más ignora.

El que dice lo que quiere, oye lo que no quiere.

Donde hay ovejas, hay pellejas.

Quien borracho se acuesta, con agua se desayuna.

Con la meditación y la experiencia, llegarás a conocer la virtud y la ciencia.

Lo poco basta y lo mucho se gasta.

Carrera que no da el caballo, dentro del cuerpo la tiene.

Más vale callar que no mucho hablar.

Por San Blas,las cigüeñas verás, si no las vieres año de nieves.

El que con lobos anda, a aullar se enseña.

El que a la familia parece, honra merece.

Cuando el gallo no canta, algo tiene en la garganta.

El mejor amigo, cinco duros al bolsillo.

Bromas pesadas, nunca sean dadas.

Cuando el tabernero vende la bota, o sabe a pez o está rota.

Cielo de lana, si no llueve hoy, lloverá mañana.

Más vale perder un minuto en la vida que la vida en un minuto.

Por un garbanzo no revienta la olla.

Cabeza loca no quiera la toca.

El perro dice al hueso: tú duro y yo sin prisa.


El que al cielo escupe, en la cara le cae.

Aceituna comida, y hueso a la calle.

Comer y rascar, todo es empezar.

Enero, seco y heladero.

El Señor le da pañuelo al que no tiene narices.

Al médico y al confesor, las cosas cuanto más claras mejor.

Lo malo viene volando, y lo bueno cojeando.

No hay comentarios: