jueves, 4 de junio de 2009

LAS FLORES DEL MAL

LA DESTRUCCIÓN

Junto a mí sin cesar se agita el Demonio;
Como aire impalpable a mi alrededor va nadando;
Me lo trago y así mis pulmones va quemando
Y los llena de deseo eterno y culpable.

Al saber cuánto me atrae el Arte, adopta a veces
La forma de la mujer más seductora
Y con engañosas disculpas de hipocresía
Mis labios acostumbra a filtros perversos.

Y así me conduce, lejos de la mirada de Dios,
Jadeante y muerto de cansancio
A las llanuras hondas y desiertas del hastío,

Y ante mis ojos llenos de confusión arroja
Vestidos manchados y heridas entreabiertas
¡y hasta el sistema sangriento de la Destrucción!

Charles Baudelaire

No hay comentarios: