jueves, 4 de junio de 2009

AFOLIRISMOS (Artur Lundkvist)


AFOLIRISMO: Atajo que lleva de la metáfora al pensamiento.
Los ricos deberían colocar etiquetas en sus esqueletos; la muerte puede confundirlos fácilmente con los demás.
Es extraordinariamente raro que alguien se llame Judas. ¿Será porque hay tantas personas que temen que los llamen por su nombre?
Antes las camas de los campesinos eran tan cortas que había que dormir en ellas sentado. Así se sentía menos el hambre.
No es menos terrible ahogarse en miel que en barro.
Hay un momento en la noche en el que Demasiado Tarde se convierte en Demasiado Temprano.
En países pobres de solemnidad los ricos sufren también de obesidad.



También el río es un camino, pero un camino que anda en lugar de esperar a sus viandantes.
Cuanto más alto es el muro más hondo hay que cavar para huir debajo de él.
La época de los monstruos ha pasado: ahora los que desembarcan son jóvenes bien comidos y sonrientes.
Por el pan doblaron la cerviz, por su hijos bajaron sus desafiantes miradas. por necesidad abrieron sus puños cerrados. Bah, ¡eso fue en otros tiempos!
Un sistema es una forma de acción petrificada, un laberinto sin toro.
No creo en la nobleza de los gorilas, ni siquiera cuando se visten de uniforme y son provistos de armas de fuego.
Todo se convierte en campo de batalla: debemos aprender a vivir en la tierra como topos, en el agua como peces, en el aire como pájaros, así podremos morir en todas las formas de vida.

No hay comentarios: