miércoles, 6 de julio de 2016

POESÍA, SOCIEDAD ANÓNIMA



Como yo no soy yo, represento a cualquiera
Y le presto mi voz a quien aún no la tenga;
O repito otras voces que siento como mías
Aunque, hasta sin querer, siempre de otra manera.

Parezco personal, mas digo lo sabido
Por otros hace siglos. O quizás, ayer mismo.
Ojalá me repitan sin recordar quién fui
Como ahora yo repito a un anónimo amigo.

¡Oh futuro perfecto! No hay permanencia
Que la de ser un eco corregido por otros
Que no sabrán mi nombre, ni –espero- mi aventura.
Tampoco yo sé bien quién habla a mi conciencia.

Si algún día un muchacho nos plagia sin saberlo
Y en él, lo ya sabido, vuelve a ser un invento,
Estaremos en él, invisibles, reales,
 Como otros, ahora en mí, son corazón de un ave.

Es eso, y no los versos guardados en los libros,
Lo que, venciendo el tiempo, sin forma durará
 En la obra colectiva y anónima, aún en ciernes,
Transformando y creando conciencia impersonal.


GABRIEL CELAYA (1970)

No hay comentarios: