domingo, 5 de junio de 2016

LA ARPIA

La Arpía
Vieja desdentada,
Escucha el paso del tiempo
Anidar en sus huesos quejumbrosos
(Su sonido de armario desvencijado
Retumba en el silencio de la noche)
Mientras apoya sus patas
Sobre el pedestal
De metal enmohecido
En el que cada mañana
Afila su pico y sus garras
Cuando intenta abrir sus ojos enrojecidos
A la primera luz de la mañana
(Puertas y ventanas cerradas)
Al tiempo que aspira el aire frío
De las primeras horas del amanecer
Con sus pulmones antiguos
En las que poder descubrir
A la próxima victima
Que habrá de inmolar
En el altar de su incoherencia mental
Sonidos guturales
Sin resonancia
Acuden a sus labios
Pronosticando la muerte
De aquello en lo que nunca ha creído,
Risas vacías
Que retumban en los oídos
Sordos de las paredes
Desconchadas
De edificios en ruinas
Invaden su mente descuadrada
(puertas abiertas y ventanas cerradas)
Por los recuerdos desdentados
De épocas pasadas
En las que el flujo
De imágenes descoloridas
Caen sobre el cristal polvoriento
De la mesa de la sinrazón.
La arpía negro corazón
Enfermo de soledad
Agranda su no retorno
A la vida,
Acaricia Su plumaje sin color
En su habitación vacía
Alumbrada por la pobre luz
De una sola bombilla desvaída
Antigua como su vida,
Vida vacía,
Vida muerta antes de nacer,
Vida llena de hondas mortandades,
Vida fuera de la vida,
Vida de aceradas garras desgastadas
Con las que arrancar la carne
De sus victimas.
(puertas abiertas y ventanas cerradas
En las que el aire enrarecido
Quema los pulmones con el silencio atronador
De las palabras inventadas)
Amado 2016

No hay comentarios: