lunes, 4 de junio de 2012

SIN TÍTULO


Los pájaros de pico de acero
Agrietan las palabras
Con rumores macilentos
De túneles excavados en las venas;
Tumban sus cuerpos feroces
En ardientes arenas
De desiertos mentales
 Y vuelan grisáceos
Como un día lluvioso
Entre las nubes de rojos amaneceres
Al mismo tiempo que arañan
con sus afiladas garras
La tierra agrietada,
La tierra callada a la vida,
En la que la muerte
Dueña y señora
Aparta con su manto
Los huesos descarnados
De aquellos que vivieron.

Los pájaros de pico de acero
Anidan en húmedas cuevas
De profundos silencios aletargados,
De voces avinagradas,
De violáceas salivas
Enfermas en calles deshabitadas
Donde rugen los vientos del odio,
Donde los locos amenazan
Con pasos descompasados
El vacío que da la luz fugaz
Del impacto ardiente
De una gota de sangre
Que habita en el pecho
De los desheredados.

Los pájaros de pico de acero
Rasgan las palabras
Aprendidas en los rincones
Olvidados del alma
Y gritan su dolor
Con graznidos eléctricos
De tormentas azules.

No hay comentarios: