jueves, 30 de junio de 2011

POBREZA

¿Quién vive de verdad en la pobreza absoluta?


Mientras el 40% más pobre de la población cuenta con menos del 4% de la renta total, el 15% más rico disfruta del 80%
La crisis económica ha favorecido el aumento del número de personas en paro, así como las bolsas de pobreza registradas en las ciudades, el denominado Cuarto Mundo. Pero a pesar de la tragedia que guarda el concepto de pobreza en los países desarrollados, va más allá en el mundo en desarrollo. Vivir en la pobreza absoluta supone para millones de personas carecer de los medios necesarios para cubrir necesidades básicas como comer, beber agua o dormir bajo un techo. Incluso se carece de un entorno que, en ausencia de medios propios, provea de la ayuda necesaria. Uno de los motivos fundamentales de pobreza en el mundo es la desigual distribución de la renta. La población más pobre accede a una pequeña proporción de la misma, frente al elevado porcentaje que cae en manos de los ciudadanos más ricos, que son minoría.

• Por AZUCENA GARCÍA
• 24 de junio de 2011


El concepto de pobreza encierra, ante todo, privación. Las personas consideradas pobres lo son porque no pueden cubrir unas necesidades básicas. Carecen de ingresos suficientes, alimentos, agua potable, un techo, atención sanitaria o acceso a la educación. La pobreza es un círculo que de momento no cesa, ya que el aumento de la población ha supuesto un incremento del número de pobres.
La pobreza no implica solo unos ingresos económicos insuficientes, sino la dificultad de acceder a atención sanitaria o educación
El primer Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM) pretende erradicar la pobreza extrema y el hambre con el fin de garantizar a todas las personas unas condiciones de vida mínimas, pero la pobreza es un concepto multidimensional. Sin olvidar que en el Norte cada vez son más quienes carecen de ingresos suficientes para alcanzar una calidad de vida digna, la realidad enfoca al Sur cuando se habla de pobreza, ya que, recuerda Naciones Unidas, "una sola carencia podría no suponer que se viva en la pobreza".

Pobreza multidimensional

El Informe de Desarrollo Humano de 2010 incluyó un nuevo indicador: el Índice de Pobreza Multidimensional (IPM). Este revela privaciones en tres ámbitos: salud, educación y nivel de vida. Según sus estimaciones, unos 1.750 millones de personas viven en situación de pobreza multidimensional, tras analizar la información disponible de un total de 104 países.
En el plano económico, 1.440 millones de personas viven con menos de 1,25 dólares al día. La distribución de la renta es una de las principales causas de esta situación. Mientras el 40% más pobre de la población disfruta de un mínimo 4% de la renta total, el 15% más rico acumula el 80%. Además, "al menos un tercio de los indicadores reflejan graves privaciones en salud, educación o nivel de vida", recalca el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que mide el Índice de Desarrollo Humano.
Todos estos indicadores son fundamentales, ya que incluso se establece una distinción entre la pobreza multidimensional y de ingresos. Algunas cifras son tan dispares como las de Etiopía, donde el IPM es del 90 mientras que el índice de personas que sobreviven con menos de 1,25 dólares al día es de 39, o Mauritania, con un IPM de 62, frente a un índice de 21 si se analizan los ingresos. Por el contrario, en Tanzania el IPM alcanza una cifra de 65, mientras que el nivel de ingresos consigue un indicador de 89.
Países con mayores tasas de pobreza
De acuerdo con el Índice de Pobreza Multidimensional, los países que registran un desarrollo humano muy alto o alto alcanzan un índice de pobreza mínimo, frente a las regiones de desarollo humano medio y bajo. En un margen entre 0 y 1, donde 0 revela el menor índice de pobreza multidimensional y 1, el máximo, en el tercer grupo destacan Gabón (0,161), Bolivia (0,175), Namibia (0,187), Honduras (0,160), Nicaragua (0,211), India (0,296) y Camboya (0,263), entre otros. En el grupo de países de desarrollo humano bajo figuran Kenya (0,302), Bangladesh (0,291), Camerún (0,299), Yemen (0,283), Benin (0,412), Madagascar (0,413), Angola (0,452), Etiopía (0,582), Mali (0,564) o Níger (0,642).

Pobreza humana

El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) diseñó el modo de medir el conocido desarrollo humano y, a partir de él, definió la denominada pobreza humana. Esta se refiere a la privación de capacidades esenciales, como "vivir una vida larga, sana y creativa y disfrutar de un nivel decente de vida, libertad, dignidad, respeto por sí mismo y de los demás". La pobreza se entiende como la negación de oportunidades y opciones fundamentales del desarrollo humano.
No obstante, el avance en el estudio de la pobreza ha sustituido el Índice de Pobreza Humana, recogido en los informes anuales del PNUD desde 1997, por el Índice de Pobreza Multidimensional. El motivo es que el primero recurría a medias nacionales y no analizaba en detalle la situación de personas, familias y grandes grupos. "El IPM da solución a este punto débil, reflejando cuántas carencias simultáneas sufren las personas y a cuántas carencias se enfrentan de media", precisa el PNUD.
Nueva definición de pobreza

El Banco Mundial considera pobres a quienes viven con menos de 1,25 dólares al día, cifra que aumenta en 400 millones el número total que se estimaba
Se anima a tener esperanza, pero los datos son desesperanzadores. El Banco Mundial asegura que durante los últimos 25 años la pobreza "ha afectado más de lo previsto al mundo en desarrollo". Insiste en que se han logrado avances considerables, pero la reflexión anterior, si se hacen los cálculos, desvela que el censo de pobreza cuenta con 400 millones de personas más de lo que se pensaba.

• Por AZUCENA GARCÍA
• 17 de octubre de 2008

El nuevo baremo para considerar a una persona pobre establece que es aquélla que vive con menos de 1,25 dólares al día. Hasta ahora, la barrera se situaba en menos de un dólar diario, por lo que de acuerdo a las nuevas cifras, el número de personas pobres disminuyó de 1.900 millones en 1981 a 1.400 millones en 2005.
Ante estos datos, hoy se celebra el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, pero no hay ánimo para celebraciones. El lema elegido este año: "Una promesa no es nada". Porque "con promesas no se come, no se cura, no se protege a las personas que viven en situación de pobreza", recuerdan los organizadores de la Semana contra la Pobreza.

Ayuda insuficiente

La cumbre de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) se cerró con un compromiso. Los países participantes aportarán 16.000 millones de dólares para combatir la pobreza a pesar de que, según las estimaciones, serían necesarios alrededor de 150.000 millones de dólares al año hasta 2010.
Unos 75 millones más de personas pasarán hambre a consecuencia de la subida de los alimentos y del combustible
Una de cada cuatro personas es pobre. Conforman el grupo más vulnerable en todos los sentidos y, más aún, en el momento actual de crisis económica. La Alianza Española contra la Pobreza estima que 75 millones más de personas pasarán hambre a consecuencia de la subida de los alimentos y del combustible. "El costo de vida en el mundo en desarrollo es más alto de lo que pensábamos", reconoció hace algunos meses el director del Grupo de investigaciones sobre el desarrollo del Banco Mundial, Martin Ravallion.
Precisamente, la decisión de situar la línea de pobreza extrema en menos de 1,25 dólares al día está directamente relacionada con esta estimación errónea. No obstante, Ravallion advierte en un estudio reciente que, aunque el número estimado de pobres ha aumentado, la tasa de reducción de la pobreza en el mundo en desarrollo "se mantiene tan firme como cuando se analizaba el fenómeno con los datos de precios de 1993".

Las regiones más pobres

Las estimaciones actuales apuntan a que todavía en 2015 habrá unos 1.000 millones de personas que vivirán con menos de 1,25 dólares al día. Las regiones de peor pronóstico se localizan en África y Asia. En el continente africano, el 50% de la población del sur del Sáhara vive en la pobreza extrema. La tasa no ha variado desde 1981. Incluso el número de personas pobres ha pasado de 200 millones en 1981 a 380 millones en 2005.
La reducción de los niveles de pobreza en China ha permitido disminuir las tasas en Asia oriental
Por su parte, Asia oriental (la región más pobre del mundo en 1981) ha visto disminuir la tasa de pobreza del 80% de la población al 18%, unos 330 millones de personas. El éxito se debe, principalmente, a la reducción de los niveles de pobreza en China. En Asia meridional, la tasa se redujo del 60% al 40%, aunque el número total de personas pobres rondaba los 600 millones en 2005.
En los países de ingreso mediano, la línea de pobreza media se sitúa en menos de dos dólares al día. En esta situación vivían en 2005 unos 2.600 millones de personas, una cifra que apenas ha variado desde 1981 y que denota los escasos progresos que se han conseguido en este tiempo. Según este parámetro, sólo América Latina, Oriente medio y norte de África han disminuido la tasa de pobreza, mientras que ésta ha aumentado en Europa oriental y Asia central.

Pacto contra la pobreza

El 19 de diciembre del pasado año, se firmó el Pacto de Estado contra la Pobreza. Su objetivo es establecer compromisos "firmes y duraderos" para que las políticas de cooperación se mantengan en el tiempo. La Coordinadora de ONG para el Desarrollo-España, promotora de esta iniciativa, calificó el pacto de "acontecimiento de extraordinario valor".
Para recordar aquel compromiso y exigir otros nuevos, a lo largo de esta semana se han organizado en todo el país diversas movilizaciones que culminarán hoy y mañana con manifestaciones en numerosas ciudades.
Estas acciones pretenden poner el acento en los datos que afectan a España, donde una de cada cinco personas se encuentra en situación de pobreza y exclusión y, al menos una de cada tres, lo está "en algún momento de su trayectoria vital". "Los impagos se han multiplicado, las visitas a los bancos de alimentos son cada vez más frecuentes, las colas en los comedores sociales son cada día más largas, además de estar creciendo la visita a la parte trasera de los grandes supermercados", describe la Red Española de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN).
Los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) sitúan bajo el umbral de pobreza relativa (con unos ingresos anuales cercanos a 6.400 euros) al 19,9% de la población. Por sexo, las mujeres superan esta cifra en algo menos de dos puntos, mientras que los hombres se encuentran por debajo. Los grupos más afectados son los menores de 16 años y las personas de 65 o más años, así como el 37,6% de la población parada y un 9,8% de las personas ocupadas.

 
¿Se puede erradicar la pobreza?

Las ONG aseguran que es viable, aunque conseguirlo exige cambios importantes y mucha voluntad
En la actualidad, cerca de 1.000 millones de personas viven con menos de 1 dólar al día. La cifra es tan elevada que los Objetivos de Desarrollo del Milenio apenas se plantean reducirla a 420 millones en el año 2015. Un reto ya difícil de cumplir. Como en muchos otros aspectos, África es el continente más afectado. Se considera que un etíope medio es 35 veces más pobre que un europeo medio. Sin embargo, España tampoco se salva. El 19,8% de la población se encuentra por debajo del umbral de pobreza relativa. Las ONG aseguran que erradicar la pobreza es posible, pero reconocen que hace falta tiempo y, sobre todo, voluntad.

• Por AZUCENA GARCÍA
• Última actualización: 16 de octubre de 2007

Colectivos de riesgo en España

La Unión Europea definió en 1984 a las personas pobres como "aquellas cuyos recursos (materiales, culturales y sociales) son tan limitados que los excluyen del nivel de vida mínimo considerado como aceptable en el Estado Miembro en el que viven". De acuerdo a esta definición, se puede distinguir entre pobreza relativa, cuando hay falta o escasez de alguna necesidad, y pobreza absoluta, cuando se carece de los estándares mínimos, como nutrición, salud y vivienda.
La Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) del Instituto Nacional de Estadística (INE), con datos de 2004, determina que el ingreso medio neto de los hogares españoles es de 21.551 euros anuales (7.591 euros por persona). Las comunidades autónomas con mayores ingresos son Madrid (25.493 euros) y Cataluña (24.763 euros), mientras que las comunidades con los ingresos medios por hogar más bajos son Extremadura (16.470 euros) y Andalucía (18.336 euros). Por su parte, la Unión Europea fija el umbral de pobreza relativa en el 60% de la mediana de los ingresos por unidad de consumo. Este 60% equivale a 6.347 euros anuales para un hogar de una persona adulta, es decir, los hogares cuyos ingresos son inferiores a esta cantidad se consideran por debajo del umbral de pobreza relativa.
La Unión Europea fija el umbral de pobreza relativa en 6.347 euros anuales para un hogar de una persona adulta
Según los datos del INE, un 19,8% de los hogares españoles se encuentran en esta situación. Una cifra que apenas ha variado desde mediados de los años 90, pero que no revela condiciones de extrema necesidad, como las que padece el 3,5% de la población, sino una situación de riesgo. En concreto, los grupos que más preocupan son: las personas mayores de 65 años, que en un 29% de los casos viven bajo el umbral de riesgo de pobreza; los denominados trabajadores pobres (11%), que tienen un contrato laboral, pero en condiciones de precariedad; las familias numerosas y los hogares monoparentales con menores a su cargo. "La situación familiar es más difícil cuando hay menores", precisa Víctor Renes, responsable del Servicio de Estudios de Cáritas.
Como consecuencia de esta situación, en los últimos años se ha constatado que cada vez hay personas más jóvenes que se sitúan en el umbral de riesgo de pobreza. Por sexo, son las mujeres en edad activa y con menores a su cargo, o las mujeres mayores de 65 años, las que tienen más dificultades. Además, hay una relación importante entre baja cualificación, baja remuneración y precariedad en el empleo, "signos y rasgos muy importantes de la pobreza en España en este momento", alerta Renes.

Propuestas para afrontar la pobreza

Los expertos consultados coinciden en que la erradicación de la pobreza es posible, aunque conseguirlo exige cambios importantes. El crecimiento económico de nuestro país en la última década ha sido muy positivo, pero el umbral de pobreza no ha descendido. Por ello, urge que ese crecimiento vaya acompañado de una distribución de la riqueza y que el gasto social aumente hasta atender las necesidades de cada colectivo.
Es necesario un salario que permita salir del umbral de pobreza y fomentar la incorporación de la mujer al mercado laboral
Respecto a las condiciones laborales, es necesaria una remuneración que permita salir del umbral de pobreza y fomentar la incorporación de la mujer a este mercado. Para algunas personas, especialmente para las mujeres con menores a su cargo, el salario que reciben no es suficiente para conseguir unas condiciones de vida dignas, por lo que se debe mejorar tanto la calidad del empleo como la remuneración. A su vez, esta medida debe ir acompañada de una mejora en los servicios sociales y una atención especial a las personas inmigrantes, que requieren la ayuda de los mismos servicios sociales que el resto de la población, pero plantean un reto importante de integración.
En este marco, más de un millar de colectivos sociales han organizado la Semana contra la Pobreza, que tendrá lugar del 15 al 21 de octubre con movilizaciones en todo el mundo para reivindicar compromisos que beneficien a las personas que más los necesitan. "Las enormes diferencias de riqueza entre los más ricos y los más pobres están aumentando, a pesar de que sería posible acabar con la pobreza, si existiese voluntad política para hacerlo. La riqueza existe, pero está mal repartida", reclama David Ortiz, vocal de la Junta de Gobierno de la Coordinadora de ONG para el Desarrollo (CONGDE).

Menos de un dólar al día

En el panorama mundial, las cifras tampoco son alentadoras. Cerca de 1.000 millones de personas viven con menos de un dólar al día y, aunque los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) pretenden reducir esta cifra hasta 420 millones en el año 2015, las estimaciones apuntan a que en esa fecha todavía habrá 800 millones de personas en el mundo que vivan con menos de un dólar al día. "Auque se producen ciertos avances, todavía son insuficientes y no responden a los compromisos adquiridos para la consecución de los ODM", explica David Ortiz.
En el año 2015, todavía habrá 800 millones de personas en todo el mundo que vivan con menos de un dólar al día
Se considera que los tres elementos determinantes para hacer frente a la pobreza mundial son la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD), la condonación de la deuda externa y las reglas del comercio internacional, que se encuentran en el origen de las principales causas de pobreza. Respecto al primer aspecto, las asociaciones sin ánimo de lucro insisten en la necesidad de destinar el 0,7% del Producto Interior Bruto a AOD, una exigencia que Naciones Unidas planteó ya en 1970. "Llevamos 30 años de retraso", denuncia Ortiz.
Por continentes, África, en concreto África subsahariana, es la región del mundo con un mayor porcentaje de personas pobres motivado por el hecho de que "paga muchísimo más por los intereses de la deuda externa que lo que recibe como ayuda oficial al desarrollo. Los países ricos recibimos dinero del África subsahariana, lo cual no puede facilitar en absoluto su desarrollo", lamenta Ortiz. Por este motivo, el continente africano es que el que presenta un menor número de avances y el que, año tras año, encabeza todas las listas sobre el índice de pobreza.
El coordinador de campañas de Ayuda en Acción, Alberto Casado, considera que los ODM han permitido "meter en la agenda internacional" la necesidad de erradicar la pobreza, aunque advierte de que los avances no han sido suficientes. Es fundamental que, además de la ayuda oficial, cada ciudadano y ciudadana haga su aportación y se comprometa con la erradicación de la pobreza para que ninguna persona carezca, no sólo de dinero, sino de la capacidad para ejercer sus derechos. "Ése es realmente el indicativo de pobreza. La pobreza viene de la exclusión y ésta, a su vez, del no acceso a los derechos que tenemos como ciudadanos y ciudadanas", subraya Alberto Casado, coordinador de campañas de Ayuda en Acción.
"Cuando hablamos de pobreza, pensamos en el Sur, pero la pobreza también existe en el Norte"
En este sentido, es importante contemplar que la pobreza se da tanto en los países del Sur como en el Norte, por lo que las acciones encaminadas a paliarla deben contemplarse en cualquier lugar del mundo. "Cuando hablamos de pobreza, pensamos en el Sur, pero la pobreza también existe en el Norte, incluso se habla ya de un Cuarto Mundo", añade Casado.

Pobreza infantil

El último informe de Unicef sobre 'Bienestar de niños, niñas y adolescentes en las naciones económicamente avanzadas' revela que ninguno de los países analizados figura en el tercio superior de las clasificaciones para las seis dimensiones de bienestar infantil: bienestar material, salud y seguridad, educación, relaciones familiares y entre iguales, conductas y riesgos, y percepción subjetiva de bienestar entre los adolescentes. Sólo los Países Bajos y Suecia están cerca de lograr uno de los primeros puestos, lo que denota, según el estudio, una falta de correlación entre los niveles de bienestar infantil y el PIB per capita.
En general, el grado de pobreza infantil se analiza a partir de los ingresos de los padres, por lo que se considera que un niño o niña es pobre cuando su familia lo es. Pero esto no ocurre siempre. El responsable de Derechos de Infancia del Comité Español de Unicef, Gabriel González-Bueno, reconoce que la pobreza depende en buena parte del ingreso familiar, pero advierte de la influencia que también tiene el gasto. "Puede haber niños ricos en familias pobres y niños pobres en familias ricas", subraya. Por ello, esta organización utiliza otro indicador para analizar el índice de pobreza infantil: la tasa de mortalidad de menores de cinco años. Según ésta, los países más preocupantes son Sierra Leona, Angola y Afganistán, por este orden. "En África es donde más pobreza en general hay, pero en el sur de Asia es donde hay más niños pobres", concreta González-Bueno.
En cuanto al bienestar material, el informe de Unicef aclara que un total de nueve países del norte de Europa tienen una tasa de pobreza infantil por debajo del 10%, mientras que en Portugal, España, Italia, Estados Unidos, Reino Unido, Irlanda y Nueva Zelanda la pobreza infantil se sitúa por encima del 15%. No obstante, estas cifras no significan que en estos países los niños y niñas sean más pobres que en el resto, puesto que el umbral de pobreza para una familia en Hungría se sitúa aproximadamente en 7.000 dólares, mientras que para una familia de Estados Unidos sube hasta 24.000 dólares.
En África Subsahariana se concentran la mitad de las muertes infantiles, aunque sólo viven el 20% de los niños y niñas de todo el mundo
En salud y seguridad, menos de uno de cada 10.000 jóvenes europeos fallece antes de los 19 años, aunque ambos epígrafes constituyen una de la principal preocupación de las familias. Asimismo, a pesar de que en los países ricos cada vez es más complejo conseguir un trabajo o cierta estabilidad financiera, la situación queda lejos de la que se vive en los países más pobres, donde aproximadamente 72 millones de niños y niñas en edad de asistir a la escuela primaria ni siquiera tienen esa oportunidad. Se necesitan 6.000 millones de dólares anuales para que la educación primaria universal sea una realidad.
Una vez más, las peores condiciones se dan en África Subsahariana. A pesar de que sólo el 20% de los niños y niñas de todo el mundo viven en esta región, aquí se concentran la mitad de las muertes infantiles y por complicaciones durante el embarazo y el parto. "Por ello, los esfuerzos deben adecuarse a las distintas realidades locales", señalan desde la Alianza Española contra la Pobreza.
La pobreza infantil es especialmente dramática porque suele ir acompañada de un importante riesgo de exclusión social y falta de oportunidades. La vulnerabilidad de los menores les hace ser un blanco fácil de ambas variables. Especialmente las niñas ven recortados los recursos a los que tienen acceso, debido a las tradiciones culturales de algunos países subdesarrollados o en vías de desarrollo, que favorecen al sexo masculino. Por ello, es fundamental que se cumpla la Convención de los Derechos del Niño y que aumente la inversión en infancia, no sólo porque los niños y niñas tienen derechos que deben ejercer, sino porque son el futuro de cualquier sociedad. "Hay algunos avances y todavía muchas cuentas pendientes", concluye la Alianza.


fuente: EROSKI CONSUMER  http://www.consumer.es/solidaridad/

No hay comentarios: