jueves, 4 de febrero de 2010

SIN TÍTULO

Quise recordar tu nombre
Mientras esperaba sentado
Contemplando el atardecer
Del último día del otoño,
Bajo mis pies
El río
Rumoroso,
Recorría su cauce
Con la lenta quietud
Del silencio de la noche
Hasta atravesar
Con la feroz desfachatez
De los conquistadores
Los arcos milenarios
Del puente romano.

Quise recordar tu nombre
Cuando te vi. llegar
Montado sobre tu corcel de papel,
Tus manos, fosforescencias
De animales marinos,
Cubiertas de datos
Alumbraban con luz mortecina
El color cansino de tus ojos.

Hablabas,
Hablabas
Hablabas…...
Y tu voz era como el sonido
Oxidado
De la voz mecánica
De un portero automático.

Hablabas,
Hablabas,
Hablabas……

De tu último viaje
Hasta tu averno particular,
Aquel en el cual aprendiste
La insolencia de Maquiavelo
Y el despertar de la muerte
En oscuras soledades
De habitaciones acolchadas
En las que lentamente desgranabas
Los amaneceres
Que alumbraban
Las luces de neón.

Hablabas,
Hablabas,
Hablabas…..

Con el embriagador sopor cansino
De un político desfasado
Por las palabras gastadas
De los engaños milenarios
Que se aprenden entre las bambalinas
De teatros en ruinas.

Hablabas,
Hablabas,
Hablabas……..

Al tiempo que quise recordar tu nombre.

No hay comentarios: