domingo, 9 de agosto de 2009

Lejos la ciudad Lejos

Lejos la ciudad lejos
Lejos su absurda rueda dura girando sin sentido.
Ah la ciudad sin pájaros libres ni horizontes
Y tan sólo en lo más alto de las torres un poco de ansia del cielo
La ciudad que es una hélice vacía enloquecida de movimiento
Ah la ciudad que cierra el alma con sus frías sucias manos
Y que no oye la oscura angustia de los hombres.
Aquí sólo el campo la soledad desmesurada de los campos
La soledad extraña del campo que invade el espíritu de cosas lejanas
Y el silencio llega como un pájaro huraño al anochecer
A pasar la noche con el monte del alma
Porque aquí el recuerdo se va hacia todos los vientos en cada alborada
Y vuelve como los pájaros todos los atardeceres con un canto lejano cerrado en el pico
Y cada corazón a cada latido amanece con una esperanza nueva que tiene algo de cielo.
Juan Cunha (El pájaro que vino de la noche)

No hay comentarios: